fbpx

Jabones fabricados en Frío

El proceso para la fabricación de este jabón difiere muy poco del anterior, salvo lo que respecta a la temperatura; en cuanto al proceso de semiebullición, se lleva acabo en un mezclador. La mezcla se realiza a temperatura ambiente, por lo que en el mezclador, solo se persigue algo mas que una emulsión total. Se emplean lejías mas concentradas. La saponificación se da por terminada después de verter el jabón en moldes y mantenerlo varios días a una temperatura ambiente relativamente cálida.

PARÁMETROS IMPORTANTES DEL PROCESO

Los aspectos más importantes a tener en cuenta durante la fabricación del jabón, provienen de la necesidad de establecer una seria de características constantes de operación, así por ejemplo los parámetros que son de importancia en el proceso son:

Temperatura de operación

Tiempo de agitación y

r.p.m. Concentración del electrolito (NaCl)

DESCRIPCIÓN DEL PROCESO DE FABRICACIÓN DEL JABÓN

En una caldera se funde la grasa que se someterá a saponificación, seguidamente se agrega poco a poco la cantidad necesaria de lejía de sosa en solución aproximadamente 10%. La lejía y la grasa forman una emulsión que debe agitarse continuamente, incluso al final de la saponificación debe existir un pequeño exceso de lejía, se sigue calentando hasta que ese pequeño exceso permanezca constante. En ese momento la masa jabonosa fluye en hilos cuando se deja caer desde una espátula. En el proceso descrito se forma una masa gelatinosa, que contiene sal sódica de los ácidos grasos. Esta se separa por saladura del jabón. Para ello se añade a la masa jabonosa una cantidad de NaCl. El cloruro sódico actúa como electrolito determinando que el jabón se insolubilice y se separe en la superficie de la lejía en forma sólida granulada. La lejía contiene un exceso de sosa, sal común, y sobre todo glicerina. Esta lejía se recoge para obtener de ella la glicerina por separación de impurezas mediante filtración y destilación de la glicerina al vacío.

El jabón obtenido, contiene aún demasiada humedad y esta flojamente unido, por ello se le seca hasta que no contiene más de un 5% en agua, esto puede hacerse de dos formas: Se desmenuza el jabón, frío y solidificado en pequeños fragmentos que se secan o se lleva el jabón a un fluido (separado de la lejía) haciéndolo pasar a un rodillo refrigerado, en el que se divide en láminas delgadas que luego se llevan a un secador. En éste el jabón se seca hasta el grado deseado de humedad. El jabón seco y troceado se lleva a una máquina mezcladora, en la que se le agregan colorantes, productos químicos y sustancias de relleno, de allí pasa a una máquina que por medio de una serie de rodillos de acero lo homogeniza, lo hace más denso y lo conduce a una prensa de husillo en la que adquiere la forma deseada y se le imprime la marca. El jabón obtenido se conoce con el nombre de jabón de grano.

El jabón en polvo puro, parte del jabón de grano, lo más duro posible este jabón se empieza a cepillar por virutas, las cuales pasan a una cinta de un secador en el que se obtiene una consistencia necesaria para ser molidas.

%d bloggers like this: